martes, 25 de octubre de 2016

Nada que perder

Os dejo un cuento que escribí a los 21 para un concurso en navidad... 


“Nada que perder”

domingo, 23 de octubre de 2016

Porque tú lo has querido


Estoy absolutamente convencido de que es exactamente así:

"Existe una curiosa teoría, francamente reencarnacionista, que dice que cuando un niño es engendrado y su alma ya tiene una envoltura física, él mismo selecciona un nombre que esté en consonancia con la misión que ha venido a desempeñar en este plano de existencia.

Según esta hipótesis, se dice que esta fuerza también es capaz de influenciar el subconsciente de sus progenitores que, en definitiva, son los responsables del nombre que su futuro hijo llevará de por vida.

Evidentemente, tampoco será fruto de la contingencia el lugar en que nacerá, la familia que lo acogerá en su seno y la hora y el minuto en que será alumbrado."

viernes, 21 de octubre de 2016

Tu propia transformación


Estas palabras se le atribuyen a Lao Tse, pero en lo único que dejó escrito, el Tao Te King, no vienen. Aún así, me parecen unas sabias palabras, que insisto, nunca importa quién las dijera.

Y dice así:

"Si quieres despertar a toda la humanidad, entonces debes despertar la totalidad de tu propio ser. Si deseas eliminar el sufrimiento en el mundo, entonces acepta todo lo que es oscuro y negativo en ti mismo. Porque en verdad el regalo más grande para compartir es: tu propia transformación."

Merece la pena detenerse a pensar en ello con calma...

miércoles, 19 de octubre de 2016

El bosque


"Desde el bosque no se ve el bosque".

Seguramente en estas cosas que vaya escribiendo utilizaré muchas frases entrecomilladas, pero no tengo intención de decir de quién son; más que nada, y sobre todo, porque no suelo meter en el archivo de la memoria datos que no me interesan.

Lo que sí me interesa es explicar lo que para mí es LA ATALAYA:

En este caso "mi" atalaya, porque es un sitio al que me gusta ir de vez en cuando. Me gusta subir a la atalaya para ver el bosque desde fuera del bosque. Me gusta ir a la atalaya a sentarme tranquilo y observar: mis sentimientos, sensaciones, percepciones de la realidad, decisiones pendientes de tomar...

Por lo tanto, la atalaya es un sitio mental al que ir para ser el espectador de nuestra propia realidad.

Y en este blog os invito a reflexionar sobre lo que no se ve desde el bosque.

martes, 18 de octubre de 2016

Nada nuevo que decir


Veo tan bonito el blog ahora que no tengo nada escrito:

Veo un fondo blanco como la nieve recién caída, un título y una frase de esas para quedar guay debajo, siempre entrecomillada, porque a nadie se le ocurre nada interesante y nuevo que decir.

Veo que debajo pone en un gris tímido “No hay ninguna entrada”.

Y es que no sé qué escribir para presentarme o presentar lo que quiero con este blog… Se me ocurren tantas cosas a la vez, que unas se atropellan a otras y todas caen como las fichas de un dominó.

Por eso empezaré no diciendo nada y continuaré como me salga la próxima vez.

Me atreveré a ensuciar un fondo blanco, como si fuera un pájaro cantándole al silencio.