domingo, 23 de octubre de 2016

Porque tú lo has querido


Estoy absolutamente convencido de que es exactamente así:

"Existe una curiosa teoría, francamente reencarnacionista, que dice que cuando un niño es engendrado y su alma ya tiene una envoltura física, él mismo selecciona un nombre que esté en consonancia con la misión que ha venido a desempeñar en este plano de existencia.

Según esta hipótesis, se dice que esta fuerza también es capaz de influenciar el subconsciente de sus progenitores que, en definitiva, son los responsables del nombre que su futuro hijo llevará de por vida.

Evidentemente, tampoco será fruto de la contingencia el lugar en que nacerá, la familia que lo acogerá en su seno y la hora y el minuto en que será alumbrado."

No hay comentarios:

Publicar un comentario