jueves, 20 de abril de 2017

Lo importante

Estoy en fase de corrección del primer borrador del libro; exactamente acabo de leer este trocito:

"Me gusta hacer el camino, y me gusta viajar solo. Es una forma muy práctica de tomarse un respiro de la rutina que ate­naza los sueños, para así poder reflexionar de hacía adonde queremos continuar; me sirve para echar la vista atrás y hacer las paces con mis recuerdos; es como llevar en la cabeza cada cosa que me preocupa, cada cabo suelto, como si estuvieran escritos en papelitos pequeños, todos juntos y revueltos, dentro: y de forma inconsciente, simple­mente centrándose en seguir dando el siguiente paso, es como si sa­cara todos esos papelitos con problemas, dudas, preguntas, fracasos, decepciones, decisiones pendientes… y cualquier cosa que se os ocu­rra que no deja ver con claridad, y que pesa en la mochila de la vida; y de repente, los tiro todos al suelo, y me quedo quieto, y el viento se lleva los que no son importantes, y me doy cuenta, de los cientos de papelitos que estaban estorbándose unos a otros dentro de mi cabeza. Los verdaderamente importantes son esos cuatro que no se ha llevado el viento. ¡Cuatro nada más! Y lo más gracioso de todo, es que de las 4 cosas importan­tes  que tengo que encarar, tomando decisiones; milagrosamente, las soluciones se convierten en fáciles y simples. Y es que la vida es muy simple, pero lo complicado es ser simple."

miércoles, 19 de abril de 2017

Los ejes de mi carreta

De Atahualpa Yupanqui.
"Porque no engraso los ejes
me llaman abandonao.
Si a mí me gusta que suenen,
pa' que los quiero engrasar.

Es demasiado aburrido
seguir y seguir la huella;
demasiau largo el camino
sin nada que me entretenga.

No necesito silencio,
yo no tengo en qué pensar.
Tenía, pero hace tiempo;
ahora ya no pienso más...

Los ejes de mi carreta
nunca los voy a engrasar".

lunes, 3 de abril de 2017

El libro de Urantia

"Vuestro mundo, Urantia, es uno de los muchos planetas habitados similares que componen el universo local de Nebadon. Este universo, junto con otras creaciones semejantes, forman el superuniverso de Orvonton, cuya capital es Uversa, de donde procede nuestra comisión. Orvonton es uno de los siete superuniversos evolutivos del tiempo y del espacio que rodean al universo central de Havona, la creación sin principio ni fin de la perfección divina. En el núcleo de este universo central y eterno se encuentra la Isla estacionaria del Paraíso, centro geográfico de la infinidad y morada del Dios eterno.


Llamamos generalmente gran universo a los siete superuniversos en evolución en asociación con el universo central y divino; éstas son las creaciones organizadas y habitadas actualmente. Todas forman parte del universo maestro, que engloba también a los universos del espacio exterior, deshabitados pero en vías de movilización."




Y lo que dice la Wikipedia:

El Libro de Urantia (conocido también como Los documentos de Urantia o La quinta Revelación) es una obra literaria espiritualteológica y filosófica acerca de Dios, el hombre, la religión, la filosofía y el destino. Fue escrita entre 1922 y 1939 y publicada por primera vez en Estados Unidos en 1955; en el texto se señala que ha sido escrito directamente por criaturas celestiales —que ocasionalmente hablan en primera persona al final de algunos documentos— empleando un ser humano dormido como modo de contacto.1 Existen controversias sobre su contenido e interpretación, mientras para algunos es una revelación espiritual y obra filosófica, para otros no pasa de ser ciencia ficción. Una característica distintiva del Libro de Urantia es que no existe una interpretación oficial de su contenido, no existe ninguna organización que defina la ortodoxia urantiana, cada lector debe interpretarlo de acuerdo a su buen juicio.

Trabajadores de la LUZ

Por Jenny Griffin:

Ser un Trabajador de la Luz significa llegar a la conciencia de tu propia luz interior y compartirla con el mundo. Es saber que el amor y la alegría que sientes en tu existencia es algo que estarías feliz que otros pudieran sentir. Esa es la parte sencilla.
La parte complicada es la información que vuela por ahí sobre cuál es el trabajo de los Trabajadores de la Luz, cómo se deben sentir, y dónde los podemos encontrar. La información está destinada con la mayor integridad y es valiosa, especialmente para aquellos que todavía están en la etapa difícil del descubrimiento. Dicho esto, siempre hay otros puntos de vista en cualquier tema, y aquí está uno.
Ser un Trabajador de la Luz es, en esencia, simplemente ser. Se trata de encontrar tu luz interior, de encontrar lo que hace que tu corazón cante, y hacerlo. Una parte que se ha distorsionado es la creencia de que los Trabajadores de la Luz son de alguna manera responsables de la iluminación de los demás. Eso no es cierto, ni es totalmente posible. Una sola persona no puede llevar la carga de otro o proporcionarle la “clave” a la iluminación, ya que cada persona tiene su propia clave. Venimos a esta encarnación para aprender lecciones específicas sobre las experiencias que tenemos, y si tratamos de llevar las cargas de los demás, ellos se perderán la lección. Esta es parte de la razón por la que tomamos la forma humana, para aprender a través de la combinación de experiencia pesada y humana junto con el acto de conectar con nuestro propio guía superior.

A medida que trabajamos a través de nuestras sombras más oscuras y encontramos la luz dentro de nosotros mismos, se nos pide dar un paso atrás y ser un faro para aquellos que buscan su propia verdad. Algo de lo que decimos puede guiarlos o darles comodidad en las noches oscuras; algo de lo que hacemos puede inspirarlos a encontrar su propio camino. Pero no estamos aquí para “dárselo” a los demás.
Hay mucha inseguridad entre los Trabajadores de la Luz, al igual que con cualquier ser humano. Todos queremos sentirnos especial. Todos queremos sentir que nuestros dones son de algún diseño superior y que podrían ser parte de la salvación del mundo. La verdad es que cada uno de nosotros en este momento es esencial para el progreso del planeta, ya sea a través de la negación de la luz o el avance de la misma. Sánate a ti mismo de los patrones que impiden tu verdad, y al hacerlo, actuarás como fuente de inspiración para otros.
Hay muchos que sienten la urgencia de que tienen que salvar a tantas personas como sea posible. Envían actualizaciones sin parar sobre la ascensión, Trabajadores de la Luz, la sanación, las teorías de conspiración, y pensamientos sobre el nuevo paradigma. Aunque sus intenciones son buenas, esto se basa en el miedo y pensamientos del antiguo paradigma. No es tu trabajo tratar de convertir a la gente a tu forma de pensar al adoctrinarlos en el club de iluminación. Es un viaje muy personal, y no es uno que viene de fuera. Se trata de un desarrollo orgánico que viene desde muy adentro. Nosotros estamos en estos cuerpos para cometer errores, aprender a través del amor y el dolor, en otras palabras: ser humanos. Si tienes ganas de maldecir en Facebook porque estás teniendo un mal día, esto no te hace menos Trabajador de la Luz, simplemente te conecta más con el lado humano de la ecuación. Permítete simplemente existir.

Algunas distorsiones provienen de la idea de que si eres un Trabajador de la Luz debes ser un sanador o místico de algún tipo. Puedes ser lo que quieras, esa es la verdadera energía detrás del trabajo con la Luz. Puedes trabajar en el Banco Mundial y ser un Trabajador de la Luz si trabajas allí y te trae alegría a tu corazón y te sientes que estás brillando tan intensamente como es posible. No es nuestro trabajo juzgar el nivel de integridad o de iluminación de otro si es que no están trabajando en un empleo que nosotros consideramos digno de un Trabajador de la Luz. Es necesario disponer de personas en todo tipo de puestos de trabajo para que las viejas estructuras se puedan desplazar para dar la bienvenida a las nuevas. Es imposible construir nuevas infraestructuras sobre los cimientos de las antiguas que ya están empezando a desmoronarse.

Piensa en aquellos que han venido antes de nosotros que han sido personas de gran integridad, que han traído alegría a las vidas de aquellos con quienes estuvieron en contacto, y que parecían tener una misión que nadie más podía ver. Piensa en todas las personas en todas las carreras a lo largo de la historia, que parecían emanar una deliciosa alegría de vivir, y verás a Trabajadores de la Luz. Freddie Mercury, Jane Goodall, Nelson Mandela, el guardia de cruce que hace su trabajo por amor a los niños que le dan la bienvenida todos los días, el bibliotecario que se sale de su camino para ir directamente a tu libro porque le gusta ver la sonrisa en tu rostro; todos son Trabajadores de la Luz y portadores de alegría.  Cuando se puede ver la absoluta paz y alegría que un Trabajador de la Luz trae al mundo a través del trabajo que les gusta, entonces ellos han encontrado su verdadero propósito.

No importa si tu voz se escucha por encima de los demás, no importa si se leen tus palabras, es en el proceso de hacer lo que tu corazón y tu alma claman que te conectas más profundamente con la trayectoria de la Luz. Tú camina tu camino y deja que los demás caminen los suyos. Está allí para ofrecer apoyo, hablar sobre tus experiencias e intercambiar historias. Y sigue haciendo lo que amas, con fuerza y con pasión.  Permítete simplemente existir.